EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Cómo realizar la limpieza de una vitrocerámica muy sucia

Un mal mentenimiento o falta de limpieza habitual puede dejar en muy mal estado la superficie de nuetra placa mostrando una vitrocerámica muy sucia. Muchas veces, de forma inconsciente, nos damos cuenta cuando el paso del tiempo ha dejado las zonas de cocción con un aspecto bastante deprimente.

Plan de choque para la limpieza de una vitrocerámica

Para disponer de una vitrocerámica en perfecto estado y que dure muchos años, hay que cuidarla como si de un cristal de ventana se tratara, limpiándola en profundidad cada vez que terminamos de usarla y no dejar restos que vayan acumulándose.

Esta práctica, que puede llevarnos unos minutos si lo hacemos periódicamente, puede convertirse en una pesadilla si no lo hacemos. Los líquidos derramados, alimentos que se salen de la sartén, salpicaduras de aceite… Todo termina juntándose y creando una costra dura que provoca otros efectos secundarios.

Consecuencias de tener una vitrocerámica sucia

¿Crees que no pasa nada por tener la vitrocerámica sucia? Me estoy refiriendo a cuando sigue mostrando un aspecto «feo» cuando terminamos de limpiarla de forma normal.

Las superficies lisas permiten que el calor se transmita de forma rápida, constante y homogenea. Si el contacto entre la vitrocerámica y los útilies de cocina no es total por culpa de la suciedad, estamos provocando que pase lo siguiente:

  • Mayor gasto de electricidad al forzar la vitrocerámica para que caliente lo suficiente, con la posible aparición de averías.
  • Zonas frías y calientes dependiendo de si la suciedad permite el contacto directo con el utensilio (sartén, olla, cazo…) que estamos usando.
  • Errores continuos de los mandos al no detectar si hay colocado algún utensílio de cocina.
  • La vitrocerámica muestra un aspecto de abandono.
aumento de la factura de la luz con la vitro sucia
Aumento de la factura de la luz

Proceso de limpieza de una vitrocerámica sucia

Los electrodomésticos sufren un desgaste normal con el uso que les damos, no quiero que penséis que esto os devolverá la vitrocerámica como nueva, pero si conseguiremos que funcione como devería hacer una vitrocerámica limpia. Los rayones, golpes o desperfectos que tenga no se solucionan con una limpieza por muy profunda que sea.

Este método es para realizarlo de forma puntual, ya que es un proceso de choque para arrancar la suciedad acumulada durante mucho tiempo. Después de esto hay que acostumbrarse a realizar un mantenimiento y limpieza diaria siempre que se use.

MATERIALES A UTILIZAR

Seguro que por casa tenemos casi todo lo que necesitamos, algunas cosas pueden ser sustituidas por otras que hagan la misma función, como la brocha, que podemos utilizar una de repostería, o el vinagre por el que usamos para la ensalada.

  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre
  • Brocha
  • Estropajo suave
  • Bayeta suave
  • Rasqueta
  • Producto específico para limpiar vitrocerámicas

FASE 1 – DESINCRUSTAR LA SUCIUDAD MÁS GRUESA

Echamos un poco de bicarbonato en un vaso o cuento y lo mezclamos con un poco de agua, hasta que se forme una masa más densa que líquida que podamos extender por toda la placa con ayuda de una brocha. Si la mezcla es muy líquida es posible que escurra por todos los bordes de la vitrocerámica, y si es muy densa no podremos exparcirla correctamente.

Seguidamente aplicamos un chorro de vinagre sobre el bicarbonato, centrándonos en las zonas más sucias, y lo vamos mezclando y esparciendo con la brocha. Esto produce una reacción química que ayudará a ablandar toda la costra más dura.

Dejamos reposar entre 15 y 30 minutos, dependiendo de la cantidad de suciedad a quitar.

Pasado ese tiempo utilizamos un estropajo para ir retirando todo, de fuera hacia dentro, para evitar que nos manchemos y pongamosel resto de la cocina perdida. Aprovechnos el estropajo para frotar un poco más fuerte en las zonas que aun se resisten. Si es necesario aplicamos un poquito más de vinagre mientras termonamos de limpiarlo todo.

Limpiar vitrocerámica muy sucia con estropajo y jabón
Limpiar vitrocerámica con estropajo y jabón

Terminamos esta fase limpiando con un poquito de jabón y ya la tendremos lista para el siguiente paso.

FASE 2 – RASPAR LA SUCIEDAD PEGADA

A partir de este punto procedemos como indica el fabricante de nuestra vitrocerámica. Utilizando un producto desincrustante como «Vitro Clen» o similar y un raspador o rasqueta de cuchilla que utilizaremos con cuidado para no rallar la superficie de la placa, con una inclinación entre 60º y 45º constantemente.

Para exparcir el producto podemos utilizar una servilleta de papel de cocina y lo dejamos actuar el tiempo que marque las instrucciones. Si no sabemos cuanto tiempo hay que dejarlo actuar, cuando veamos que empieza a espesar o a secarse, es el momento de meter la cuchilla.

Raspar producto para limpiar vitrocerámicas

Notaremos dónde hay que pasar con más determonación la cuchilla cuando haya resistencia y notemos que raspa, en los lugares que la cuchilla pase resbalando, sabremos que es una zona limpia.

FASE 3 – SACAR BRILLO

Para terminar, cuando creamos que ya hemos rascado suficiente, utilizamos una bayeta para eliminar todo lo sobrante, aclaramos bien y pasamos otra vez la bayeta seca para terminar de dar lustre a la superficie de la vitrocerámica.

Pin It on Pinterest

Share This