EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Cómo identificar una placa vitrocerámica o de inducción

Antes de elegir que productos de menaje necesitamos para nuestra cocina, tenemos que conocer de qué tipo de electrodomésticos disponemos. ¿Sabes si tienes vitrocerámica o inducción?, aunque la placa que tengamos instalada en la cocina la conozcamos como vitrocerámica, o más coloquilmente como vitro, es posible que caigamos en un error muy común al englobar en esa palabra todos los tipos de placas que hay.

No debemos confundir una placa vitrocerámica con una placa de inducción, que aunque apagadas parecen iguales, no funcionan de la misma manera.

Desde la aparición de este tipo de cocinas, los cacharros, cazuelas, ollas o cachivaches que podemos encontrar en el mercado vienen identificados con un símbolo para conocer el modo de utilización. Aunque hay una gran variedad de signos para no confundirnos en la elección, a nosotros nos interesan básicamente dos, el que indica la utilización para vitrocerámica y el que sirve para inducción

Símbolos de identificación para vitrocerámica e inducción

Los símbolos que encontramos en la parte inferior de los utensilios de cocina indican el destino para el que se han fabricado. Pueden ser específicos para ser usados con una única placa o aparecer varios indicando su multifuncionalidad, tanto para vitrocerámica como para el resto de placas de inducción, eléctricas o de gas.

símbolos de identificación de placas para vitrocerámica, inducción, eléctricas o de gas

Símbolos de uso para placas de vitrocerámica, inducción, eléctricas o de gas

Diferencia entre vitroceramica e induccion

No es lo mismo cocinar en vitro que en inducción, para saber qué tipo de placa de cocción tenemos es necesario consultar las características en el manual de usuario que nos dieron al instalar el electrodoméstico.

Si no disponemos del manual, los fabricantes suelen marcar las placas de inducción con una palabra o alguna marca que las identifica.

Si miramos nuestra placa y no vemos marca alguna, podemos estar casi seguros que no es de inducción. Digo casi seguros porque hay marcas de electrodomésticos poco conocidas que no siguen estas normas para mostrar la diferencia entre inducción y vitrocerámica.

Diferencia entre vitrocerámica e inducción
Diferencia entre placa vitrocerámica y placa de inducción

Placas vitrocerámicas

Las vitros o placas vitrocerámicas, están formadas por una resistencia que al pasar la corriente eléctrica se calienta y transmiten el calor a la superficie del cristal, para que este caliente el recipiente que pongamos encima. Como toda resistencia eléctrica, esta se pone incandescente y coge un color rojo que se puede ver directamente a través del cristal.

Se podría decir que es la evolución de las cocinas eléctricas cuyo funcionamiento era calentar una placa metálica. Y al igual que éstas, hay que tener mucho cuidado tras utilizarlas, pues siguen calientes tras apagarlas y podemos quemarnos.

La mayor ventaja es que podemos utilizar cualquier tipo de menaje o utensilios para calentar o cocinar, ya que no hay casi ninguna restricción en usarlos para vitrocerámica.

Placas de inducción

El funcionamiento de las placas de inducción es diferente, utilizan un sistema de bobinas que hacen reaccionar a materiales ferromagnéticos para crear un campo electromagnético, el cual calienta directamente el recipiente colocado sobre la placa.

Este sistema hace que no todos los enseres sirvan para este tipo de placa, necesitamos equiparnos con los enseres apropiados, aunque existen adaptadores consistentes en un disco con las propiedades necesarias para poder utilizar el viejo menaje que tengamos.

  • Adaptador inducción - vitrocerámica 19 cm (Inox 18%)
  • Material : Inox 18%
  • Diámetro : 19 cm
  • Para inducción y vitrocerámica
  • Para utensilios de cocina de fondo plano
  • Idéntico al fondo difusor de una olla.
  • Recomendado para los recipientes de tierra, evita rayaduras en la placa.
  • No utilizar sin un recipiente encima
  • Garantía : 2 años

Entre las ventajas que podemos encontrar es la seguridad de que no nos quemaremos si ponemos la mano sobre la placa encendida, pues las manos no son conductoras magnéticas. Pero cuidado, si la colocamos tras haber cocinado, el recipiente que si se ha calentado, transmite cierta cantidad de calor al cristal de la placa, y entonces sí podemos sufrir las consecuencias.

Son algo más caras que las vitrocerámicas, pero lo compensamos con el menor gasto energético que conseguimos y la mayor rapidez en calentar.

Un punto importante para poder utilizar las placas de inducción es la limpieza de la superficie, mientras que con una vitrocerámica el calor puede pasar al recipiente sin dificultad aunque haya algo de suciendad entre las superficies, con una placa de inducción es necesario que el contacto sea máximo para un buen cocinado.

Pin It on Pinterest

Share This